DEL AMOR

         Nada es eterno, ni el pensamiento, ni el futuro, ni la esperanza humana, todo se termina cuando chocan en los muros de la propia finitud. El tiempo se desliza por debajo de las puertas de la vida, escapándose, arrastrándose como la luz de los crepúsculos de mares soñados. La vida se convierte en la respiración, en el constante retroceder del viento en el espíritu, como las olas del océanos en la playa de arenas silenciosas y cálidas.
          Pero hay algo que sí ha de permanecer, un destello  dentro del cosmos oscuro y vacío, algo fuerte como la muerte misma, como el fuego de la vida incendiando planetas lejanos y siempre desconocidos. Existe una fuerza profunda que ha de mover todas las cosas, la matemática de Newton se ha de cumplir eternamente en el corazón del universo, una matemática que palpita en cada célula de nuestros seres materiales y espurios. Y es tan difícil definirla, expresarla con las herramientas del lenguaje, es necesario dejarse arrastrar por el torrente de un arte, viviendo en el torbellino azulado de lo poético.
          El amor es esa fuerza, el poder inigualable, y lo único eterno. No hay nada más allá del amor, las cosas y las imágenes que rodean los ojos etéreos de las almas adquieren el ser bajo la luz invisible del amor. Amar es un verbo, no es un sustantivo, amar se realiza, se construye, se despliega como una inmensa selva tropical donde las flores de colores extraños y fuertes se abren orgullosas, desafiando el calor del sol implacable. Las aguas no pueden arrastrar las rocas doradas del amor, que ya han marcado la profundidad del corazón, porque cuando se ha amado se ha vivido, cuando se es amado todas las realidades se manifiestan en una sinfonía poderosa y llena de esperanza. Todo nace del amor, y se convierte en el límite de todo, el lienzo en el que se pinta el iris de nuestra esencia.
Amar no es un sentimiento, aun cuando se sienta con ímpetu, amar es una capacidad que convierte el corazón en una realidad viva, roja, incansable y llena de sentido. Se ama porque, sencillamente, es el único camino para llegar a la plenitud, el poder acariciar las teclas de marfil del piano de la existencia, llenar los huecos más ocultos del espíritu. pero esto es un proceso, una intencionalidad sincera, un convencimiento que ha de ser buscado, deseado, apreciado, besado con el deseo de un amante o con el candor de un padre.





"Quiero vivir ",es igual que decir "quiero amar", ser amado, es soñar con el sentido de la propia existencia y la existencia de las estrellas, de los mares, de las aves, de los seres humanos, de mis manos, de mis ojos y de todo lo que comienza a Ser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

OJOS DE ESTATUA

LA ROSA