Entradas

EL SENTIDO DE LA VIDA

El sentido de la vida es un inmenso lago difícil de llenar. Me he pasado toda mi existencia rebuscando gotas de rocio que se hunden misteriosamente en la arcilla de su fondo rojo y desolado. Espero las lluvias de un abril sin término, una primavera eterna y fulgurante. Sueño con aquellos días perdidos de mi infancia desesperada y solitaria, la niñez injusta y desolada de un niño diferente.a si mismo, marginado de un amor que era el hálito de sus cortos dias. Aún así he sido testigo de cómo las aguas cristalinas comienzan a rebosar, a rozar unos bordes arenosos, donde sauces milenarios esperan mirar serenos el reflejo del verdor de sus hojas afinadas. Dicen que el sentido de la existencia puede ser el amor, aun cuando muchos poemas amorosos han anhelado la muerte y el límite. El amor y la muerte a un paso, así como la belleza y la guerra. Son tan distintos y tan parecidos porque ambos son pasiones radicales, experiencias grabadas a fuego en el alma del que las experimenta amos sin …

LA CULPABILIDAD

Al otro lado del teléfono escuche sus palabras, llenas de la dulzura de los mares del Sur, de la fuerza de la supervivencia: -."Planteate si eres tú quien tiene la culpa. Piensa si ha sido tu actitud cómoda o...tú sabrás, tal vez tu forma de ser, la que ha provocado la situación tan dolorosa en la que vives ahora".- Sentirse culpable es fácil cuando te sabes diferente. Por alguna causa se nace en unas circunstancias concretas, el principio de incertidumbre se ha cebado en mi ser, han sido infinidad de variables desconocidas, variaciones micronésimas que han provocado la aparición de un ser como yo en el cosmos (que ahora dicen que no es infinito). Y no ceso de preguntarme sobre cual habrá sido la maldita variación que me ha alejado de la comprensión y del amor verdadero. -."Soy como soy"- esa es la verdad, la realidad más divina que puede ser evocada, porque es la definición propia de un Dios, de un ser en sí, como decían los viejos filósofos escolásticos. -.&q…

VALENTÍA

Hoy parece que el mar ha dejado sus inquietudes adormecidas, sus olas acarician lentamente los bordes del continente robando , con caricias eternas, parte de su propio ser. Ese mar se ha adentrado en mi interior y, cuando cierro los ojos, creo que escucho un rumor de olas marinas que arrastran las arenas dulces de mis recuerdos. De nuevo comienzo a navegar en mi interior y descubro mundos insólitos, a penas intuidos tras la cortina de esta realidad aparente y seductora. Mi mar interior me enseña a caminar tomado de mi propia mano, como un niño confiado, abriendo los ojos al mundo excitante y misterioso. Ese ser envejecido que reina en mi mente y en mi espíritu es el mismo que quiere comenzar cada momento y cubrir de belleza, como un alquimista, todo lo que le rodea. Es de nuevo la belleza la única capaz de arrastrar la melancolía y el dolor, la única experiencia perfectamente humana, absolutamente divina, si es que lo absoluto existe. Aun así, algo me d…
Ha llegado el momento que más temía, el límite que parecía estar perdido en la infinidad de un horizonte curvo y cortante. Estoy al borde de un precipicio , el final de todos los finales, lo impensable siempre puede ocurrir, aunque sea desde el miedo que causa su sombra. Al final se pronuncian las palabras que se metían furtivamente en el interior del alma, al final fueron invocados los rechazos y los desprecios. Lo contrario del amor es el rechazo, el abandono y el olvido. Olvidar es la muerte, borrar las presencias recurrentes en la mente de aquellas personas que alguna vez te conocieron. Pero el olvido no es algo repentino, es el resultad final de un proceso que comienza con el apartamiento. Cuando el ser que amas empieza poco a poco a desplazarte de los diferentes ámbitos de su vida, desde los más superficiales para terminar con la eliminación de tu presencia en los momentos cruciales de su existencia. Este paso te convierte en un recuerdo que, con el tiempo , …

ESCAPARATE

Imagen
Me he pasado la vida mirando escaparates, contemplando aquellas cosas que he deseado a través de una pared de cristal, haciendo del vidrio un Muro de las lamentaciones cada vez que miraba con desesperanza el objeto de mis deseos y de mis ilusiones. Un vidrio se ha interpuesto entre mi vida y el resto del mundo. Es duro soñar con cosas reales, contemplar cómo aquello nunca ha de pertenecer a tu mundo, y es que el destino ha sido cruel convirtiendo en inaccesible lo que puede date la felicidad. Un muro de vidrio frío y duro se interpuso ante lo que más he amado. Difícil es vivir, cuesta trabajo, como dijo un filósofo al que no pretendo citar, pero que estaba totalmente en lo cierto. Vivir es difícil y hasta cruel cuando el escaparate se ha convertido en la tónica de toda una existencia. Ha sido cruel porque se ha interpuesto entre mi persona y mis hijos, a los que sólo puedo contemplar en la lejanía, o imaginarlos tras las palabras arrancadas a alguien que está cerc…

EL ESPEJO

Imagen
R. había pasado parte de la tarde en el gimnasio. Era una costumbre que le gustaba porque sólo en esos momentos su mente era capaz de disolver los coágulos emocionales aparecidos duranTe su jornada de trabajo. Su extrema sensibilidad y empatía le rasgaban los sentimientos y las miradas de la gente con la que trabajaba se le marcaban a fuego sin saber porqué. Sentado en una de las enormes máquinas de acero, comenzaba a tirar con fuerza de las poleas, observando cómo unas negras placas macizas cedían mágicamente ante el volumen de su espalda fuerte y marcada. En uno de los intervalos del movimiento apareció. No era la primera vez que le había visto, y era evidente que le llamaba la atención porque desde hacía unos días intentaba coincidir con él. No hablaban, únicamente cruzaban miradas furtivas. R. marcaba su seriedad y la fijeza de sus ojos, creando un mundo de total masculinidad, de silencio tenso y de lenguajes etéreos. No hablaron durante más de una hora, pero …

LUZ

Imagen
Hablaba sólo, era algo normal. no conseguía recordar cuando fue la primera vez de sus autodiálogos, de sus tejidos verbales interiores que se mostraban a un mundo frío y ácido. Eran palabras lanzadas al viento, como botellas de vidrio perdidas en el mar oscuro y existencial, -¿y si llegan a su destino?-se pregunta cada noche, ta vez unas manos jóvenes y fuertes abrirían el sello y desplegarían un viejo papel amarillento en el que se garabatean letras de color sepia, casi borradas, arañando a la vida una esperanza. Algunas veces descolgaba el teléfono y grababa un mensaje de voz, sabiendo que jamás sería escuchado, pero, es curioso, la voz automática del buzón proponiendo el mensaje se convertía en aquel amigo que no tienes y que te anima a intentarlo. Tal vez deba de ser así, seguramente estaría purgando sus males o, simplemente, viviendo las consecuencias de una vida complicada y errante. en su interior aun sonaba, en timbre agudo y amenazador, las pala…