OLVIDAR

         Tal vez sea que los acontecimientos se suceden y los recuerdos se acumulan, pero lo cierto es que estoy aprendiendo a olvidar. Me parece casi imposible, y me hace muy feliz, el ver cómo aquello que he vivido con dolor no ha hipotecado del todo mi futuro. De aquellos tiempos me queda el malestar, aunque sé perfectamente que antes hubo algo bueno, y es precisamente ese algo lo que convirtió a muchos aontecimientos en una experiencia amarga.
         Todo esto me da que pensar, y considero que no soy dueño de mi vida.  Tengo temor cuando pienso que, incluso las experiencias más felices e intensas, puede ser desvirtuadas por la superposición de vivencias.


          En las relaciones estables y duraderas siempre se añoran los primeros meses, pero el paso del tiempo vuelve a acumular recuerdos y nuevas experiencias que te llevan a reinterpretar incluso el pasado, pero sobre todo el presente.
-."Tengo ilusión, esperanza, pero  no puedo controlar la dimensión que las cosas alcanzarán dentro de unos años, o unos días".-
         En el fondo sé que mis relaciones han de ser apuestas, en las que te juegas, literalmente, la vida. Apuestas por el amor, porque piensas que te merece la pena intentarlo, porque es, en definitiva, la felicidad lo que se esconde tras las conversaciones y los momentos compartidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

OJOS DE ESTATUA

LA ROSA