EL CONSTRUCTOR

         Cada mañana vuelvo a levantar el castillo de mi existencia, y al atardecer pienso que  es necesario hacerle nuevos fosos, tal vez porque el mundo es difícil, porque hay cosas de mí mismo que no deseo.
          Siempre son las mismas piedras las que  conforman sus muros, siempre los mismos sillares nacidos de areniscas procedentes de las orogénesis existenciales.
         Realmente la vida la voy construyendo yo, como un arquitecto espiritual de una construcción efímera, destinada  a la desaparición total, al mero recuerdo en el mejor de los casos. Y la vida no es más que el intento de reedificar sobre ruinas, en un tell de eternas curvas, en una espiral de idas y venidas portando las rocas de mis recuerdos, de mis experiencias.



-."Pero hoy  quiero crear algo nuevo, quiero hacer un palacio para el amor, un hogar con grandes ventanales, quiero que las luces de la noche traspasen sus cristales. Y le pondré puertas a los cuatro puntos cardinales, que se abrirán con el roce de las brisas del mar al atardecer.".-
         Las torres de las fortalezas serán estancias de palacios orientales, inundados por el resplandor del oro traído de ultramar, y estarán rodeadas de un jardín nacido del relato de los  juglares,  que exhalarán el aroma del arrayán y el azahar. Voy a volver a construir la realidad de la vida, amando mis piedras, sellando con la argamasa de mis deseo y mis esperanzas cada una de las juntas y grietas de mi pulso.
-."Voy a construir un palacio para mí y para el mundo, y quiero que lo habitemos eternamente".-

Comentarios

Entradas populares de este blog

OJOS DE ESTATUA

LA ROSA